Y es que en su entrevista con el programa Los Informantes, de Francisco contó una anécdota que muestra que esto viene definiéndolo incluso desde su niñez.

“El profesor de religión estaba haciendo una exposición de algo y (yo) estaba jodiendo la vida y el me hizo parar. Entonces le pegué en la frente. Casi que una agresión, pero digamos que fue una palmada”, relata.

Según el programa, eso le permitió dedicarse al Mundial: “Entonces me echaron y pude ver todos los partidos“, cuenta.

Pero no todo ha sido exceso; el fútbol también le ayudó a acercarse a su padre, por ejemplo; el actor Gerardo de Francisco. “Cuando yo era muy niño mi papá no era tan cercano porque le daba pereza, o no sé”, comenta. “Nos acercábamos mucho viendo partidos de fútbol o llevándome al estadio Pascual Guerrero a ver al Deportivo Cali“, añade.

También ha podido cumplir un sueño, que es vivir del fútbol. Algo que atribuye a su excuñado, Carlos Vives, quien le propuso hablar de fútbol, pero a su estilo; ese que ahora lo distingue por sus términos rebuscados, pero que le ha hecho ganar a parte de la afición.

Todo esto en el marco de una casi permanente crítica al periodismo deportivo tradicional. La misma que trae desde ‘La Tele’ de los años 90 y que mantiene en ‘La Tele Letal’ con su personaje de Memo Baquero; un estereotipo de periodista deportivo llevado al extremo. El mismo que contrasta con otro distinto pero igualmente crítico como Pep Erazo, interpretado por Santiago Moure.

“La genialidad es decir algo muy complicado de manera simple. Lo contrario a la genialidad deberá ser decir algo demasiado simple de manera muy complicada”

Vea toda la entrevista de Martín de Francisco con Los Informantes: