En el diálogo con el humorista, que se grabó en la minas de sal de Zipaquirá, municipio donde Egan vivió su infancia y adolescencia, el ciclista contó cuando fue la vez que su mamá le dio jugo de alacrán.

Fue dentro de la respuesta que le dio a Suso cuando este le preguntó que si su papá lo aburría, cuando tenía unos 8 años, porque los entrenamientos eran muy duros.

El pedalista del Team Ineos explicó que su papá quedó un “poco desilusionado” del ciclismo porque él quiso ser profesional, pero que por diferentes motivos no lo logró. Por ello, vio su reflejo en su hijo y lo exigía al máximo para que Egan si lograra ese sueño.

Sin embargo, en ese camino, el papá de Egan no fue tan optimista y le decía que llegar a ser profesional era muy duro. “Me la empezó a montar, me decía que yo no podía ser ciclista. Entonces me entrenaba duro, claro yo tenía 8 o 9 años. Entonces yo llegaba a la casa aburrido, llorando y le decía a mí mamá que mí papá me había regañado“, explicó Bernal en The Suso’s Show.

“Llegó un día que me cansé, como a los 12 años, y dije: ‘hoy le voy a ganar’. Entonces mí mamá me hizo ‘caldito’, huevos y hasta jugo de cangrejo, con mora, miel, cola granulada y qué más era, hasta borojó yo creo que le echaba, añadió el campeón del Tour de Francia.

Efectivamente, el menjurje funcionó y el pequeño Egan le ganó en el entrenamiento a su papá y este le vio tantas ganas, que empezó a ser más optimista, no lo volvió a regañar y lo apoyó incondicionalmente desde ese día.