Esta semana se conoció una denuncia hecha por un joven que se identificó como Rubén Escorcia, quien asegura haber sido víctima de las agresiones de Brayner de Alba, un futbolista colombiano que actualmente no está jugando.

Lo último que se supo de este jugador es que seguía vinculado a La Equidad, pero no ha tenido partidos en este 2021 y no se conoce la razón por la que no lo han utilizado.

Lo cierto es que Escorcia, quien se desempeña como comerciante en Barranquilla, lo acusa de haberlo golpeado en la cabeza y cuello con un cuchillo cuando estaban en una reunión durante la madrugada del martes.

Este joven relató que estaban compartiendo tranquilamente unos tragos en una casa y, en medio de la reunión, el jugador lo atacó directamente en la cabeza cuando “estaba bastante ebrio”, casi a las 2 de la mañana.

Yo me agaché para poner una canción y el me pegó una puñalada en la parte de atrás de la cabeza, otra cerca de la frente y otra cerca del ojo. La última fue en el cuello y fue cuando yo reaccioné“, dijo en Impacto News Escorcia.

El comerciante dice que no tiene una relación cercana con el futbolista y que estaban en el mismo lugar por amigos en común, pero que durante la noche no hubo ningún altercado que provocara una reacción así del jugador.

“Hay una versión de que es por celos porque estábamos departiendo con unas amistades, pero la verdad no sé nada. En el lugar estaban unas mujeres, pero no sé quien era la novia de él”, le contó al mismo portal.

El joven asegura que la herida en el cuello era la que más preocupaba porque “estaba saliendo la sangre en chorros y una amiga me aprieta y nos fuimos para un hospital en una moto“, pero, aparentemente, ya está fuera de peligro.

Inicialmente, fue Laura Escorcia, hermana del herido, quien publicó en su cuenta de Facebook la denuncia contra el jugador barranquillero, aunque ella dio otra versión. El relato de Rubén en el que muestra las heridas y su ojo morado lo puede encontrar aquí.

La situación de esta persona no es nada fácil porque, según dijo su mamá en El Heraldo, no tiene cómo pagar la gran cuenta en el hospital donde atendieron sus heridas.

Aura Bermejo, su progenitora, asegura que él no estaba pagando la EPS porque la pandemia afectó la economía así que la deuda que tiene es de 1.086.000 pesos, aunque hay una denuncia en la Fiscalía para que el jugador responda por todo.