Más de 4.000 espectadores se pusieron de pie en el Stadion an der Gellertstrasse el pasado sábado para un minuto de silencio, describe Die Welt. Hasta ahí, nada inusual, muchos clubes conmemoran a miembros importantes o a fanáticos de esta manera.

Los ‘hooligans’, vestidos de negro, encendieron pirotecnia roja y blanca en la curva sur del estadio, donde además extendieron una bandera negra con una cruz blanca. Nada reprochable dentro de las tribunas.

El problema comienza con la participación de Daniel Frahn, jugador del club, que sostuvo una camiseta con la inscripción en lengua inglesa “Support your local hools” (“Apoya a tus barrabravas locales”), y la voz oficial del estadio —empleado del Chemnitzer— describiendo la acción como un “gesto apropiadamente fino”, según narra el medio sajón MDR.

Inicialmente el Chemnitzer defendió el acto y dijo que “hay que respetar la necesidad de la gente de hacer una expresión de duelo colectivo”.

Sin embargo, el hecho no pasó de agache. El maximo dirigente del Chemnitz, Thomas Uhlig, renunció el lunes por el escándalo y este martes el club despidió “a un miembro del departamento de comunicaciones y al anunciador del estadio”, reporta Noticias de Israel.

Según el presidente interino del club, Klaus Siemon, la escenografía se desvió de lo que se había pactado inicialmente con los aficionados y el personal de seguridad sostiene que haber intervenido hubiera implicado el riesgo de que se desatasen graves disturbios en el estadio.

“Este hecho apunta a que pudo haber coacción, lo que tienen que aclarar los organismos de seguridad”, dijo Siemon.

Por su parte, Frahm se disculpó después, dijo que no sabía que ese era un lema de hooligans de ultraderecha y aunque aceptó haber conocido a Haller dijo que este nunca había expresado ante él sus convicciones políticas. Pese a la disculpa, el club le impuso una multa.

La imagen de Thomas Uhlig, proyectada en la pantalla del estadio / Twitter: @eha_deutsch

Los hechos ocurrieron antes del partido entre el Chemnitzer FC y el Altglienicke, por la cuarta división alemana, que terminó empatado 4-4.