Después de la lamentable noticia de ‘Homerito’, perro que murió en un avión de Easyfly, son muchas las dudas que quedan respecto a los peligros que pueden sufrir los animales, al ser expuestos a recorridos aéreos.

Por ello, varios expertos aconsejan que las personas no viajen con sus mascotas. Sin embargo, conocer los requisitos y las condiciones que se pueden encontrar los animales en un vuelo se convierte en algo fundamental. De acuerdo con lo anterior, estos son aspectos que se deben tener en cuenta.

¿Cuáles son los riesgos de que una mascota viaje en avión?

En un diálogo con Pulzo, el veterinario Carlos Eduardo Pinzón, especializado en medicina interna y cirugía de pequeños animales, resaltó el peligro de esta situación: “La mayoría de ellos no están acostumbrados a estar en un guacal, mucho menos a viajar en uno de ellos”.

Getty Images
Getty Images

Además, el egresado de la Universidad Agraria reconoció que para estas criaturas es difícil estar en un ambiente cerrado debido a que están libres la mayoría del tiempo: “El simple hecho de permanecer dentro de un lugar en el que se les prive el espacio ya es un factor de estrés”.

Pinzón enfatizó en las condiciones como el oxígeno y la comodidad que pueden hacer más complicado el recorrido: “Las situaciones adversas, como la temperatura alta, pueden ocasionar que las mascotas tengan un estrés calórico. También, la hipotermia o la deshidratación, esta última más en trayectos largos, son algunas de las posibles consecuencias”.

“Es un riesgo que estén en bodega; nadie garantiza las condiciones en las que van a viajar”, señaló.

Recomendaciones para las mascotas que viajan en avión

Nuevamente, el principal consejo es no hacerlo. No obstante, en una entrevista con Pulzo, Luz Mariela Rodríguez, veterinaria de la Universidad Nacional, sugirió que, si es indispensable realizar el recorrido, se pueden hacer algunas cosas para mejorar la experiencia del animal, pero es mejor que aquel esté al lado de su dueño y no en bodega.

“Previo al viaje, es absolutamente indispensable darles esencias florales para que estén más tranquilos. También, antes de ubicarlos en el guacal, colocarles alguna prenda de ropa del propietario para que tengan un olor familiar durante el tiempo de encierro”, destacó.

Finalmente, tener el plan de vacunación al día es una obligación. Esto no solo porque sea un requisito para que puedan ingresar a otros lugares, especialmente a nivel internacional, sino también para que las mascotas estén más protegidas: “Se deben aplicar las vacunas propias para cada especie con base en su edad. Además, las requeridas por cada país si viajan al extranjero”.

Requisitos para que la mascota viaje en cabina

Además de la documentación, hay algunos requerimientos para que un animal pueda acompañar a su dueño en la cabina. Por supuesto, esto depende de los términos y condiciones de cada aerolínea.

Existen variables como el tamaño, edad, raza y el transportador en el que serán llevados. En la mayoría solo son permitidos los perros y los gatos. También, algunas compañías aéreas exigen que el animal pese hasta ocho kilogramos y tenga una altura máxima de 20 centímetros.

Adicionalmente, solo se puede transportar una mascota por persona y se debe usar un maletín que cumpla con aspectos básicos de tamaño y material como, por ejemplo, que este sea resistente al agua.

En cuanto a la edad, no se aceptan mascotas menores de cuatro meses porque, antes de ese tiempo, no se les puede aplicar la vacuna contra la rabia. Claro está que esto tiene un costo adicional y hay diferentes reglas para todos casos, como la presencia de un perro asistencial.

Viajar con perros de asistencia

Para alivio de muchos, es posible llevar un perro de soporte emocional, pero también, al igual que el punto anterior, se debe cumplir con un plan de vacunación. Los perros de asistencia no deben ser considerados como mascotas y, por ello, no tienen gastos adicionales.

Finalmente, esto debe estar respaldado con certificados médicos que estén expedidos recientemente. En todo momento, aquellos deben tener un collar y para que sean aceptados como perros de asistencia se deben llenar unos formularios.