La alerta la puso la doctora Lina Triana, presidenta de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, que calificó en Caracol Radio las cifras sobre los exámenes de los cánceres más comunes en el país como “dramáticas”.

Esas cifras sobre cáncer, según Triana, muestran que el año pasado solo se hicieron el 10 % de las citologías vaginales, que es el examen que sirve para detectar el cáncer de cérvix temprano, el primer cáncer en el país.

También, solo se hicieron el 20 % de mamografías, que detectan tempranamente el cáncer de mama; solo el 30 % de las colonoscopias, examen para detectar el cáncer de colon y recto, y solo el 40 % de las biopsias de médula ósea, examen que detecta los cánceres en la sangre, como la leucemia.

Esto quiere decir que no es que se haya ido el cáncer en nuestro país. El COVID-19 no curó el cáncer”, aseguró Triana en la emisora. “Quiere decir que no nos hemos dado cuenta los colombianos, los médicos, que tenemos posiblemente ese cáncer ahí incipiente, empezando”.

“¿Y qué quiere decir eso?”, se preguntó Triana, y respondió: “Pues que cuando lo descubramos, cuando ya tengamos síntomas o cuando ya nos hagamos el examen, ya no va a estar un cáncer empezando, sino un cáncer más avanzado. Y esto tiene consecuencias muy importantes en cómo yo como individuo voy a afrontar ese cáncer con las secuelas o las cosas que me puede dejar, y además en la atención de ese cáncer para hacer tratamientos más complicados”.

Preguntada por la periodista Darcy Quinn —que fue la que calificó la situación que advierte Triana como el preámbulo de una “pandemia de cáncer”— sobre si eso se debe a que a la gente le ha dado miedo hacer las citas y practicarse los exámenes, o si es porque los servicios médicos no han estado disponibles por estar concentrados en atender la pandemia, o porque muchos médicos también han dejado de ir a trabajar, Triana respondió:

“No necesariamente ni siquiera los médicos. Porque lo más fácil es, primero, echarle la culpa al ciudadano: no volvieron al médico porque les daba miedo. El mensaje era: ‘Quédate en casa’. Por eso, el Gobierno Nacional cambió el mensaje: la idea es que vayan al médico para trabajar en promoción y prevención de la salud”, explicó.

Agregó que en Colombia todos tenemos derecho a la salud, “pero el problema es el acceso a la salud”. Ahora, con el COVID-19, “se la maltratado más el acceso, porque en este momento estamos desviando todo lo que no es urgente para dejar los servicios libres con el fin de atender los pacientes COVID”, alertó Triana.

Pero también el caos que trajo la cuarentena hizo que las entidades promotoras de salud o todos los que prestan los servicios de salud no estuvieran preparados”, concluyó.