En su cuenta de Twitter, Richard Jones, comandante de la policía del condado de Butler, informó que la perra, de nombre Dani, fue llevada a un veterinario local para que trataran sus heridas.

De acuerdo con el oficial, Dani se encuentra bien de salud y los especialistas están trabajando para mejorar sus condiciones de vida.

“Esto es terrible. Las palabras no pueden describir el disgusto que estoy sintiendo en este momento, trabajaremos para encontrar a quién hizo esto y hacer justicia”, indicó Jones.

Agregó que a la perra se le halló un chip subcutáneo que contenía información sobre su origen.

Según Jones, el animal fue adoptado en 2011 por una familia en el refugio HART Rescue de la ciudad de Cincinnati, en el suroeste del estado.

“Amo a los animales y tomo estos casos muy en serio”, reiteró Jones en otro trino.