En la instantánea se puede observar que el reptil está sobre el piso de lo que era una piscina y tiene pegado en el caparazón una canasta de bambú, junto a una bandera del país. 

Varios visitantes, incluidos niños, miran al animal desde la parte de arriba sin importarles las precarias condiciones en las que se encuentra la tortuga. 

Al parecer, la idea es que las personas arrojen monedas a la canasta y si aciertan, les traerá buena suerte, indicó el Daily Mail.

Ante estos hechos, el bloguero acusó al zoológico de usar la tortuga para sacarle dinero a los turistas y aprovechó para denunciar las condiciones de abandono por las que atraviesa el reptil, agregó el medio inglés. 

Por su parte, un portavoz del zoológico dijo a medios locales que los gerentes abrieron una investigación del caso, informó el mismo medio.