Cuando la policía llegó al lugar de los hechos, oficiales hallaron el cuerpo sin vida de un hombre que no pudo ser identificado porque no llevaba documentos; además, su rostro era irreconocible debido a las graves heridas que sufrió, informó The Jakarta Post.

Los uniformados buscaron el registro de la moto y encontraron que le pertenecía a un hombre llamado Sunarto, así que presumieron que se trataba de él. De esta manera, se comunicaron con los familiares de la supuesta víctima y les informaron la mala noticia, señaló el diario indonesio.

La familia, que tampoco pudo decir si efectivamente se trataba de Sunarto, realizó el funeral en su nombre hacia el mediodía del pasado lunes. El cuerpo fue enterrado a las 3 de la tarde, y la supuesta víctima apareció (viva) ese mismo día hacia las 10 de la noche, agregó el mismo medio.

Ante la sorpresa de todos, Sunarto explicó que él no era la persona que iba en la moto el día del accidente, sino Wariim, un hombre al que le había vendido el vehículo hace unos 3 meses, indicó Asia One.

Al final, la familia de Wariim se enteró de lo ocurrido y, en vez de llevar a cabo un nuevo funeral, decidió dejar al fallecido en la tumba donde supuestamente estaba Sunarto. La única petición fue que cambiaran el nombre en la lápida, concluyó el portal.