La historia se conoció porque una compañera de Baruelo tomó unas fotografías en las que se ve a la joven atada de pies y manos con una cuerda a un árbol, y las compartió en redes sociales, informó el medio local The Epoch Times.

Baruelo, oriunda de Filipinas, trabajaba para una familia adinerada y emigró a ese país árabe hace unos meses.

A través de Twitter, el Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas confirmó que tiene conocimiento del caso y confirmó que la mujer fue devuelta a su país.

En declaraciones al Daily Mail, la trabajadora agradeció a todas las personas que la ayudaron e hizo un llamado a prestar más ayuda a sus compañeras de trabajo que se quedaron en Arabia Saudita.

“Quiero pedir ayuda a los otros filipinos que se quedaron allí. Ellos son los que me ayudaron y subieron mis fotos. Temo por su seguridad. Espero que también sean rescatados”, comentó al medio británico.