Desde el principio, como se ve en un video divulgado en YouTube, Saray mostró su renuencia a tocar el ave.

“¿Otro pájaro de estos?”, se preguntó la participante, frente a lo cual Pepe Rodríguez —chef y jurado del programa— dijo que se trataba de “un productazo maravilloso”.

“Uh, qué va, qué va”, respondió ella.

Después, comenzó a renegar y manifestó que le daba “mucho repelús” (“temor indefinido o repugnancia que inspira algo”, según la Rae). “¡Ni muerta toco yo ese bicho!”, agregó mientras miraba con asco la perdiz.

Al final, Saray presentó el ave muerta, sin desplumar, sobre una especie de puré y con unos tomates ‘cherry’ encima, por lo que el chef Jordi Cruz, otro de los jurados del programa, enfureció.

“Entiendo que no quieras cocinar, que te rindas, lo entiendo todo, pero lo que le haces a este producto no tiene justificación”, expresó Jordi mientras limpiaba la perdiz. En seguida, mandó a callar a la participante (porque ella lo interrumpió) y luego la regañó:

“No he acabado de hablar, ni se te ocurra abrir la boca, ni se te ocurra porque no tienes nada que decir; ¡nada!,  absolutamente nada. Nos hemos equivocado terriblemente contigo, y me sabe mal: este jurado se ha equivocado. Creo que es la vez que más nos hemos equivocado a la hora de dejar entrar a alguien por esa puerta en 8 años”.

En vez de agachar la cabeza, Saray siguió con su actitud arrogante y dijo que desde el principio se le quitaron las ganas de cocinar al ver al “bicho moribundo” y al solo tener 20 minutos para preparar un platillo.

“Te agradecería que te quites ese delantal, [porque] no mereces ni el negro, y que cruces esa puerta ahora. Adiós”, le dijo el chef Jordi.

Ella se despidió con una actitud petulante y, tras del hecho, les mandó un beso a los jurados.

A continuación puede ver 2 videos de la bochornosa participación de Saray: el primero, de cuando decora su dizque platillo, y el segundo, del momento en que la expulsan: