De acuerdo con CNN, la profesora del niño, Laura Snyde, vio su peculiar diseño y publicó varias fotos en su cuenta de Facebook.

“Estaba tan emocionado por mostrarme su camiseta. Me impresionó que haya dado un paso más allá para crear su propia etiqueta”, escribió la maestra en la red social. 

Sin embargo, Snyde comentó que algunas compañeras lo molestaron por su particular diseño. 

“Algunas chicas en la mesa de almuerzo junto a la suya se burlaron de su camiseta; estaba devastado”, indicó la mujer en la publicación. 

La Universidad de Tennessee conoció la historia y le envió varias camisetas del equipo y otros regalos al niño, indicó el medio estadounidense. 

También decidió lanzar una nueva camiseta con el diseño del pequeño fanático para que lo jugadores la usen en sus entrenamientos. 

Por último, la universidad indicó que el dinero que deje la venta de la camiseta será destinado a organizaciones que trabajan contra el matoneo en las escuelas.