En varias fotografías se ve a Baluch vestida de blanco, llorando desconsolada al lado de la tumba de quien ese día se convertiría en su esposo. La mujer estaba acompañada por sus familiares y amigos.

“Se suponía que estaríamos juntos. Estábamos muy felices”, afirmó entre lágrimas Baluch al periódico Times Free Press.

De acuerdo con el mismo medio, Sharifi fue asesinado el pasado 19 de febrero en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en Hixson. Allí, se citó con D’Marcus White con el propósito de venderle su consola de Xbox One.

Sin embargo, el sujeto intentó robar a Mohamed y, en medio del forcejeo, le disparó en varias oportunidades.

A pesar de que Mohamed fue trasladado rápidamente al hospital, los médicos no pudieron salvarle la vida por la gravedad de las heridas.   

“Era como si el mundo hubiera sido arrancado de debajo de mí. Sentí como si estuviera cayendo y no parara. Me desmayé. Cuando me desperté, pensé: No, esto es un sueño. Nos casábamos en dos semanas”, contó Baluch al enterarse de la muerte de su prometido.

Por su parte, D’Marcus White, de 20 años, fue arrestado y acusado de homicidio por la muerte de Sharifi, informó el medio estadounidense.

Por último, Baluch confesó al informativo que ir al cementerio a visitar a su novio le dio algo de alivio y comentó: “Nuestro amor era demasiado perfecto, tenía que existir en un mundo diferente”.