De acuerdo con la dueña de la lora, la británica Chloe Shorten, el pájaro era capaz de escuchar cuando se abría un paquete de papas a 4 millas de distancia (más de 6,4 kilómetros), publica el diario Metro.

Shorten explicó al mismo medio que adoptó a Bud en marzo de 2020, días antes de que estallara la pandemia del coronavirus. Para ese momento, detalló, la lora pesaba 620 gramos, unos 200 más del peso normal.

Al percatarse de que Bud tenía problemas de sobrepeso por su adicción a las papas de paquete, la británica prohibió esta comida en su casa, para así lograr que la lora bajara de peso.

Shorten agregó que cuando Bud intentaba volar, “literalmente se caía al suelo” porque no podía levantarse correctamente. Afortunadamente, tras la “dieta”, el pájaro superó el sobrepeso y ya puede volver a volar.

Es un personaje muy divertido y alegra nuestros días, especialmente durante este momento difícil, ya que le encanta cantar. Ama a mi esposo y le gusta darle una serenata con su interpretación de la melodía temática de la familia Addams”, dijo la mujer a Metro.

“Ha aprendido a reír y, a menudo, se ríe cuando mi esposo se golpea la cabeza o si alguien dice algo gracioso; es increíble cómo puede reaccionar como si fuera una señal… Nos sentimos muy afortunados de poder darle un hogar para siempre y, con suerte, tendremos muchos años más con ella y sus divertidas travesuras”. finalizó Chloe Shorten al rotativo inglés.

Lora superó adicción a papas de paquete, bajó de peso y pudo volver a volar