Por eso, Anderson, de 24 años, publicó el video, que dura 18 segundos, en su Facebook. En este se lo ve abriendo una nevera donde hay todo tipo de helados en un Walmart en Texas, Estados Unidos, según publica BBC.

Luego, abre una caja de helado, la lame, le mete el dedo, la vuelve a lamer y como si nada la tapa y la devuelve a la nevera.

El reprochable suceso aconteció el pasado 26 de agosto de 2019, exactamente en la ciudad de Port Arthur, a unos 145 kilómetros de Houston, indica el mismo medio.

A pesar de que las cámaras de seguridad del Walmart registraron que D’Adrien Anderson compró el helado que había lamido, fue condenado a 30 días de prisión, más una sentencia suspendida de 6 meses, 100 horas de trabajo social, una multa de 1.000 dólares (al estado) y un pago de 1.565 dólares a la empresa productora del helado, detalla el rotativo británico.

Anderson, al enterarse de que lo iban a enjuiciar por esa “broma”, regresó al Walmart de  Port Arthur con su padre y les mostró el recibo que comprobaba que sí había comprado el helado lamido, pero ya las autoridades se había puesto al tanto de la situación.

“Tomamos esto muy en serio. Sé que el fiscal del distrito lo toma muy en serio también. Así que esperamos en las próximas 24 horas reunir toda la evidencia y llevarla a la oficina del fiscal de distrito”, dijo en su momento el policía Mike Herbert, citado por BBC.

Por su parte, Walmart publicó un comunicado que decía: “Si un alimento es alterado o un cliente quiere dejar la impresión de que dejó un producto adulterado, movilizaremos rápidamente a las fuerzas del orden para identificar, aprehender y procesar legalmente a aquéllos que piensen que esto es una broma, porque no lo es”.

El padre del joven lo defendió diciendo que lo que ocurrió fue solo que estaba tratando de ganar ‘me gusta’ en Facebook, pero eso no le sirvió para nada y al final D’Adrien se declaró culpable de fechoría y delito contra la propiedad, finaliza el mismo diario.