De acuerdo con el portal Newsweek, la joven estadounidense fue acusada de terrorismo biológico y está en la cárcel del Condado de Denton, de donde podrá salir mientras se hace el juicio pagando una fianza de un poco más de 80 millones de pesos.

Además, Maradiaga deberá cumplir un aislamiento obligatorio de 21 días, si es que paga la fianza, a pesar de que no está contagiada de coronavirus, explica el mismo medio.

La policía de Carrolton investigó a Lorraine Maradiaga luego de que se viraliazaran varios videos donde ella misma se grababa y decía que tenía COVID-19.

En vez de decir que iba a protegerse y cuidarse en casa, Maradiaga publicaba en Snapchat que, por el contrario, iba a salir a la calle a contagiar deliberadamente a más personas, detalla Newsweek.

En un primer momento las autoridades de esa ciudad estadounidense indicaron que no tenían seguridad que la joven fuera una amenaza, pero que se tomaban muy enserio ese tipo de publicaciones en redes.

Por ello, le practicaron el test para comprobar si tenía COVID-19 y este salió negativo. Sin embargo, la acusación de terrorismo biológico sigue en pie, finaliza el mismo portal.