Los médicos, al hacerle una radiografía, encontraron que en su cuerpo había más de 100 clavos de hierro, además de varios gránulos y un cable largo, informó el medio local NDTV.

“Me quedé atónito al notar los objetos en su informe de rayos X, tras lo cual recomendé una tomografía computarizada. Eso también confirmó lo mismo después de que el paciente fue operado el lunes”, afirmó el doctor Anil Saini, un cirujano que atendió a Shankar.

De acuerdo con Saini, el equipo de cirugía requirió más de una hora para sacar los clavos y los elementos de metal que estaban alojados en su intestino.

A pesar de lo complejo que fue la intervención, Shankar sobrevivió y se encuentra recuperándose en el centro médico.

“Tiene suerte de que los objetos afilados no pincharan sus órganos porque podría haber muerto”, comentó el doctor al mismo medio.

Por ahora, el hombre no ha explicado a los médicos ni a sus familiares por qué se tragó los clavos.

Según contó un hermano del paciente, Shankar está tomando medicamentos para combatir una enfermedad mental que tiene hace 20 años.