Kalua, de 6 años de edad, fue condenado a vivir encerrado el resto de su vida en un zoológico de la ciudad de Kanpur, en India, al representar un peligro para la sociedad, publica el diario local Patrika.

Ese medio recuerda que el mono se volvió adicto al alcohol por culpa de quien era su dueño, quien murió hace unos años. Desde ese momento, Kalua se tornó agresivo al no tener quien le diera de beber, por lo que llegó a atacar a unas 250 personas, de las cuales murió una niña.

Hace 3 años el animal fue capturado por funcionarios del zoológico de Kanpur, donde lo juntaron con más micos de su especia y le empezaron a dar una dieta vegetariana, detalla el rotativo indio.

Sin embargo, su conducta agresiva no cambió ni siquiera con sus compañeros de jaula, por lo que esta semana decidieron encerrarlo en una individual por el resto de su vida, finaliza Patrika.

“Lo mantuvimos aislado durante algunos meses y luego lo cambiamos a una jaula separada. No ha habido cambios en su comportamiento y sigue siendo tan agresivo como lo fue. Han pasado tres años desde que lo trajeron, pero ahora se ha decidido que permanecerá en cautiverio toda su vida. Si fuera liberado, dañaría a las personas”, expresó el doctor Mohd Nasir, personal del zoológico Kampur, a la cadena de noticias india IANS.

Las víctimas preferidas del primate eran los niños. Según IANS, alcanzó a atacar a unos 30, de los cuales, aparte de la que falleció, muchos tuvieron que ser sometidos a cirugías tras ser mordidos y golpeados por el animal.