La víctima se dio cuenta del robo cuando un vecino le avisó de lo acontecido y le permitió ver los videos de las cámaras de seguridad, que tenía instaladas, y captaron todo, informó Noticias Caracol. 

Con el vehículo usado para el delito ya identificado, el hombre emprendió una ardua búsqueda por diferentes sectores de Bogotá donde se venden repuestos para carros, añadió ese medio.

“Con ayuda de conocidos, seguí buscando; pero nada, no los encontré en el Siete de Agosto (norte de la ciudad). Seguí buscando y los encontré en la carrera 27 con calle octava sur. Yo ya iba hablando con una patrullera”, relató el hombre, en diálogo con ese noticiero. 

En un San Andresito de ese sector del sur de Bogotá, finalmente el hombre confrontó a los delincuentes y dio aviso a la Policía del cuadrante, indicó el informativo. 

Lamentablemente, el operativo ejecutado por él no tuvo un final feliz. Resulta que como no fueron captados en flagrancia, la Policía no pudo detener a los ladrones, apuntó ese noticiero. 

Mientras que los señalados recobraron la libertad, el hombre no pudo recuperar su espejo y ahora deberá sacar del bolsillo al menos 300.000 pesos para comprar uno nuevo, concluyó Noticias Caracol.