Iba saliendo hacia el mediodía para almorzar. Subí al barrio Los Pinos para comprar unas bolsas transparentes con las que trabajo; iba bajando por la vía y de repente un carro me cierra y me dice que yo era un ladrón y que había robado”, detalló Leonel Enrique Silva, en Noticias Caracol. 

De inmediato, se vio rodeado de decenas de personas que lo estaban golpeando y le exigían que devolviera lo que supuestamente se había robado, añadió el informativo.

Posteriormente, le prendieron fuego a su motocicleta. La Policía llegó y arrestó al hombre herido, pero después la víctima del robo hizo la debida identificación y explicó que él no era el delincuente, agregó ese noticiero. 

Casi me matan por una equivocación; yo tengo mi conciencia tranquila, yo no hice nada malo, yo soy un vendedor”, reflexionó Silva, en ese medio. 

Lamentablemente, los casos de justicia por mano propia han aumentado en la capital del Huila. Según el informativo, en lo corrido del año, la comunidad ha quemado 6 motos de presuntos ladrones. Por eso, la Policía de esa ciudad hizo un llamado a no tomar represalias violentas. 

Hay que esperar a que actúen las autoridades. Nunca podemos tomar justicia por mano propia; ni acelerarnos o apresurarnos porque podemos estar incurriendo en faltas que pueden estar tipificadas como delitos”, concluyó el coronel Carlos Carmona, subcomandante de la Policía de Neiva, en conversación con Noticias Caracol.