La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) denunció este sábado las amenazas dirigidas a los periodistas Lina María Peña (El Artículo), Cipriano López (Radio Magdalena), Yannis Moscote (Contraportada), Víctor Polo (Caracol Radio), Miguel Martínez (El Mono TV.), Víctor Rodríguez (Opinión Caribe), Aristides Herrera (Revista 7) y Leopoldo Díaz Granados (Seguimento).

La Flip indicó que, en el mencionado panfleto, a los comunicadores se les “declara objetivo militar”, razón por la cual ese organismo solicitó a las autoridades que “investiguen los hechos y se garantice la seguridad de los reporteros”.

En su comunicado, la Fundación para la Libertad de Prensa detalló que “el 7 de agosto varios de los periodistas afectados recibieron el panfleto con firma del Eln en el que son declarados objetivo militar con la siguiente advertencia: ‘se les otorga un plazo de 48 horas para que abandonen el país con sus familias o se atendrán a las consecuencias'”.

La Flip indicó que los reporteros mencionados en el panfleto han denunciado corrupción en la administración del departamento y que ellos “coinciden en que les parece extraño que la amenaza sea responsabilidad del Eln, debido a que no han hecho denuncias relacionadas con este grupo armado y no tienen conocimiento de su presencia en Magdalena”.

Incluso, a través del sitio web Eln-Voces, este sábado se conoció un comunicado, atribuido a dicho grupo guerrillero, en el que este niega su responsabilidad en las amenazas.

“El panfleto no es de autoría del Eln, no es nuestra política amenazar ni perseguir el ejercicio periodístico, además no existe un Frente guerrillero con el nombre de Sierra Nevada. Los autores de este panfleto buscan confundir, atemorizar y generar zozobra en el departamento”, dice el comunicado firmado por la “Delegación de diálogos Ejército de Liberación Nacional” en La Habana.

Por su parte, el gobernador de Magdalena, Carlos Caicedo, repudió el panfleto “que busca intimidar a unos y enlodar a otros”. El mandatario departamental le solicitó a la Fiscalía realizar las investigaciones correspondientes, llamado al que también se unió la Flip.

La Fundación para la Libertad de Prensa además le pidió a la Unidad Nacional de Protección evaluar “la situación de riesgo de los reporteros” con el fin de implementar las medidas de protección necesarias para salvaguardar su vida y su integridad.