Magdymar León, investigadora de la Asociación Venezolana de Salud Sexual y Reproductiva (Avesa), en declaraciones recogidas por el portal Proyecto Migración Venezuela, dijo que las mujeres en el vecino país “se ven forzadas a tener embarazos no deseados”.

La investigadora respondió a la frase “Paren de parir”, que se hizo célebre por una columna de opinión de Claudia Palacios en la que alerta por la creciente cifra de nacimientos de niños de padres venezolanos en Colombia.

“No estamos migrando porque vayamos de turismo, lo hacemos porque vivimos una situación muy crítica”, destacó León.

En esa línea, Migración Venezuela (proyecto de Semana), citó a Yendis  Medina, una venezolana que huyó de Maracaibo con su esposo y con sus cuatro hijos de 12, 10, 4 y 2 años.

La mujer dijo que no quedó embarazada porque quisiera: “en Venezuela tenía que decidir si compraba las pastillas anticonceptivas o le compraba comida a mis hijos”.

De igual forma, León destacó que las madres migrantes no son ciudadanas de segunda clase, y agregó que sus derechos no se suprimen por ser extranjeras. 

“El hecho de que no tengamos documentación regular no significa que perdamos derechos y que no podamos acceder a servicios de salud o hacer denuncias en los países de acogida” manifestó.