En una entrevista con La República, Uribe contó que su esposa Lina Moreno estuvo de acuerdo con él cuando, en 2018, pensó en dejar su cargo como senador del Centro Democrático.

“Mi señora, con toda razón, y mi familia no quieren que yo esté más en el Congreso”, dijo Uribe.

Pero el congresista explicó que aplazó esa decisión debido a los problemas judiciales que enfrenta. Según él, la razón principal para no renunciar al Congreso la tomó cuando el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, José Luis Barceló, reveló un proceso en su contra por la supuesta manipulación de testigos.

“¿Sabe por qué retiré mi renuncia al congreso? El día que me llaman a indagatoria, tan injusto, en un proceso que nunca me contaron, me dieron esa sorpresita, le digo a mi esposa: me toca renunciar, y mi señora me dice: ¡hazlo! Dedícate a tu defensa“, detalló el senador.

“Barceló llama a varios periodistas y les dice que me quiero retirar del Congreso porque la Corte me tiene agarrado, ¿cómo le parece?, entonces yo retiré la carta”, agregó Uribe.

Sin embargo, el líder del Centro Democrático mencionó que, de no estar en el Congreso de las República, seguirá involucrado e interesado en la política del país, especialmente, a través de la promoción de nuevos candidatos que continúen promoviendo su visión de país.

“Yo, con Congreso o sin Congreso, mientras tenga aliento, seguiré en la batalla con tanto cariño”, dijo Uribe.

“Seguramente he cometido errores, pero he procedido siempre de acuerdo a la ley”, comentó en la entrevista.