La usuaria, que se identifica en esa red social como @Lagutgirl, exhibió la factura en la que se detalla el cobro de una bandeja de fruta de 35.000 pesos, producto que sumado al valor de una limonada, un jugo, dos arepas de huevo y la atención en el lugar, suma 76.000 pesos.

La denunciante, cuya publicación se viralizó este sábado, se quejó por el cobro pues, según su trino, ni siquiera le cobran este valor por un “brunch all you can eat [‘todo lo que puedas comer’] en un hotel”.

Un detalle que también causó curiosidad en su denuncia es el error de ortografía que sobresale en el cobro del servicio de “atension” o propina voluntaria, el cual está escrito sin tilde o acento gráfico [obligatorio en palabras agudas terminadas en ‘n’] y con ‘S’ [no con ‘C’, como lo indica la Real Academia Española en su diccionario, respecto a la conjugación del verbo ‘atender’].

Al respecto, la tuitera aclaró que solo pagó los 61.000 pesos que sumaba la cuenta, sin la propina, e incluso dijo que ni ella ni su acompañante consumieron el jugo y la limonada “porque el sabor del agua era de dudosa procedencia”.

En su cuenta de Twitter, la usuaria también aseguró que su denuncia llamó la atención de dos medios de comunicación nacionales y que fue contactada por la Policía Nacional y la de Turismo para que este domingo le devuelvan el dinero que le cobraron de más.

Blu Radio se comunicó con la denunciante, a la que identificó como Laura Gutiérrez y quien habría sido atendida, junto a su madre, en un restaurante de ese corregimiento cartagenero.

A la mujer además le habrían cobrado 2.000 pesos más por la limonada, que en la carta registraba un valor de 5.000 pesos, razón por la cual le reclamó al mesero, precisó la emisora.

“Lo que me contestó el señor era que la limonada que estaba en la carta era un vaso y él me había traído un vaso grande”, dijo Gutiérrez al medio de comunicación.

Al respecto, el diario regional El Universal resaltó que en Cartagena son comunes estos “tristemente conocidos abusos en los precios a los turistas que arriban a la ciudad”.