La docente y reconocida activista en Cartagena habló con CM& Noticias, y contó que iba en el transporte público, el martes pasado sobre las 6:00 de la tarde, cuando un hombre se sobrepasó con ella.

“El transporte estaba lleno, y me sentí agredida sexualmente y violentada por un señor de 46 años, que estaba frotando sus genitales en mi pierna derecha. Además, al parecer eyaculó”, dijo Pérez Carrascal, declaración que cita el noticiero.

La mujer lamentó que no existan protocolos para los casos de acoso que, frecuentemente, se presentan en este sistema de transporte, y dijo, en ese medio, que las mujeres ya no se sienten seguras ni en la calle ni en el transporte público de Cartagena.

Pérez Carrascal también expuso su caso en diálogo con Blu Radio, y allí dijo que el agresor “usaba una mochila, la cual tapaba su miembro”, y que cuando el bus se detuvo en la estación María Auxiliadora ella impidió que huyera y alertó al vigilante.

La emisora dice que aunque la docente instauró la denuncia el hombre solo estuvo detenido por 32 horas, y luego quedó en libertad. Además, Blu conoció que la mujer entregó el traje que llevaba ese día a Medicina Legal como prueba, y que lo están analizando en el laboratorio para establecer si hay fluidos del acosador.

A este caso se suma el que le ocurrió a una joven de 20 años que, según denunció, también fue acosada sexualmente en un bus padrón de Transcaribe que cubre la ruta X101, el pasado viernes 10 de enero.

“Eran las 6:40 de la tarde y el bus venía lleno. Inicialmente sentí que una persona se acercó demasiado a mí, pero me moví hacia adelante y no le presté atención. Cuando iba por la tercera parada del barrio Las Gaviotas sentí algo mojado y frío en la cola. Me toqué el pantalón y al oler mi mano me doy cuenta (de) que era semen”, contó la joven, que según la emisora estaba molesta porque pasajeros que se percataron no le ayudaron.

Las quejas de estas dos mujeres fueron expuestas ante directivas del sistema de transporte masivo y, de acuerdo con El Universal, la coordinadora de Gestión Social de Transcaribe, Amalia Toro, reconoció que aunque no existe un protocolo de reacción inmediata la empresa adoptó un plan de acuerdo a lo que estipula la ley.

“Los protocolos que manejamos son los que la ley provee […] vamos a trabajar este año en la promoción de esa información porque a nuestros buses asisten niñas de escuelas o universitarias. Es algo que queremos evitar que se normalice”, puntualizó Toro, en el medio cartagenero.