En declaraciones a Noticias Caracol, la afectada expresó que sintió pánico al notar las miradas constantes de los hombres; por ese motivo, a la altura  de la glorieta de la Avenida Villavicencio con Autopista Sur, decidió bajarse del articulado. No obstante, el conductor no la dejó.

“De aquí no sale, me dijo. Después, apagó las luces y me quedé encerrada”, señaló la afectada, que al percatarse de que el vehículo estaba cerrado y el ayudante se dirigía hacia ella, tomó la decisión de saltar hacia la calle cuando el bus estaba en movimiento.

“Cuando yo escuché el pasador [seguro de la puerta], fue cuando tuve el valor para poder abrir la puerta y tirarme”, expresó. Ahora, con lesiones en sus rodillas, manos y cintura, la mujer espera poder dar con el paradero de los dos hombres identificando el bus de color blanco.

Según información de El Espectador, en lo corrido de 2018, se denunciaron 543 casos de abuso sexual en Bogotá. De ellos, al menos 159 ocurrieron en el transporte público.