La mujer dijo, en diálogo con Semana, que la verdad sobre la muerte de su hijo no ha llegado a su casa, pero está segura de que algún día va a saber qué fue lo que le pasó a Luis Andrés Colmenares.

Después de 10 años del sonado caso judicial, Escobar afirma estar más tranquila, pues ya no tiene la angustia con la que vivió durante mucho tiempo.

Reconoció que llegó a un punto en el que pensó que jamás volvería a sonreír después de la tragedia que vivió su familia, pero le dijo a la revista que ha vuelto a disfrutar.

“Ya soy muy diferente y tengo mi corazón muy sano […] ¡Ya tengo vida!”

El descuido en el que tenía a su hijo Jorge Colmenares

En su entrevista con Salud Hernández, la madre de Luis Andrés Colmenares dijo que durante mucho tiempo solo tenía cabeza para él, al punto de descuidar al resto de su familia.

“Mi pensamiento solamente era el hijo muerto […] ¿Qué le paso? ¿Qué voy a hacer? Yo no dormía, yo pasaba los días en vela solamente pensando. No me importaba nada, ni la comida ni mi [otro] hijo”.

“Yo quería enterrarme en vida y enterrarme con mi hijo sin pensar en quién tenía al lado. Pero ya eso ha venido pasando, de la mano de Dios”, agregó.

Afirmó que su corazón “ha sanado” y que ya está cada vez más enfocada en Jorge.

De hecho, manifestó que se siente orgullosa de él al verlo convertido en un concejal y que es una mujer diferente a la que estuvo “en la oscuridad”.

Acá, la entrevista que Oneida Escobar le concedió a Salud Hernández: