Eran cinco los delincuentes que llegaron hasta la habitación donde estaba una pareja en compañía de sus 4 hijos. Los amenazaron con armas de fuego y los retuvieron mientras los robaban, informó Noticias Caracol.

El secuestro duró cerca de 2 horas, tiempo en el que los esposos fueron amordazados y los pillos tuvieron la casa a su entera disposición para llevarse lo que quisieran.

De hecho, las imágenes difundidas por el informativo muestran el caos vivido en la casa: con la ropa regada por doquier, la caja fuerte violentada y el rastro de violencia dejado por los ladrones

Elizabeth Gray, madre víctima del robo, dio más detalles de este nuevo caso de inseguridad. “Vemos un hombre encapuchado vestido de negro apuntándonos con un revólver y empieza a gritar […]. Mi hija, de 8 años, en ese momento se lanza sobre su hermano, de 7, y sobre la bebé, de 2. Empieza a gritar ‘no nos maten, no nos maten'”.

Pero la acción no se quedó solo en amenazas, las agresiones físicas también hicieron parte de la escena. Jorge Giraldo, el padre de la familia, le dijo al medio que a su esposa la golpearon en 2 ocasiones: “Le dieron 2 patadas. A mí me tiraron al piso, me sometieron primero, me amarraron bocabajo”.

Giraldo agregó en el informativo que los delincuentes iban por un supuesto dinero que estaría escondido en la casa y las amenazas empezaron a incluir a sus niños.

“[Dijeron] que si encontraban algo de lo que no les hubiéramos hablado, les iban a cortar los dedos a los niños[…]”.

La Sijín, citada por Noticias Caracol, agregó que los ladrones, para no dejar rastro, se llevaron los discos duros de las cámaras de seguridad. De ser hallados, deberán responder por tortura, secuestro y hurto.

Acá, los testimonios de las víctimas que denunciaron el aterrador caso ocurrido en Chía: