El caso lo dio a conocer el portal Periodismo Público, ya que en el último robo que se conoció el delincuente iba acompañado de una mujer que fue la que aprovechó para robarse una cartera en medio de la confusión por la supuesta enfermedad.

La víctima le contó a ese medio que el ladrón era “un muchacho” que iba en una buseta (de las blancas con rojo) y que, repentinamente, alertó de que al abrir la puerta le había atrapado un pie.

“Él empieza a gritar y a pedir ayuda, el conductor cerró la puerta y el pie se desatoró;  esa persona me sujeta de la pierna muy fuerte y empezó a simular un ataque epiléptico, yo no podía soltarme y obviamente me asusté mucho porque se veía mal”, aseguró Marlén Amaya.

La víctima, muy solidaria, no se percató de que había caído en una trampa, pues mientras ella trataba de ayudar la cómplice le metió la mano al bolso y le sacó la billetera sin que se diera cuenta. Incluso, dijo a ese medio, “tuvo tanta agilidad que cerró la cremallera del bolso”.

“Cuando logré que el tipo me soltara, él se sienta y la gente lo auxilia; me ofrezco a acompañarlo hasta donde iba porque supuestamente se bajaría en la esquina del parque. La mujer cómplice se ofrece a acompañarlo porque supuestamente iba para la notaría y se bajaría en la siguiente cuadra. Yo me bajé y veo que el colectivo no paró en la siguiente cuadra, ahí es donde me doy cuenta del sucio truco y veo que después de semejante actuación me robaron”, lamentó Amaya.

Pero para sorpresa de los ladrones, la mujer dijo que en esa billetera no llevaba dinero sino sus documentos, los de sus hijos, la licencia de conducción y una tarjeta débito.

“Curiosamente no llevaba ni un peso en esa billetera. No ganaron nada pero sí me hicieron un gran daño”, puntualizó Amaya, que se mostró decepcionada por el engaño.

Cuando fue a poner la denuncia, la víctima dice que los policías le confirmaron que varias personas han reportado robos bajo la misma modalidad. Por eso, Periodismo Público dejó el contacto de la mujer por si alguien encuentra sus documentos.

Otro medio que difundió esta información fue Alerta Bogotá, y dijo que a otra mujer le hicieron el mismo engaño y le hurtaron “el teléfono celular de alta gama que acababa de comprar”.