Este jueves en la tarde, el aspirante –que tiene el respaldo de la Alianza Verde, La U y el Partido Liberal– citó a sus seguidores en la plazoleta Jairo Varela en el centro de la capital del Valle.

Allí instaló una carpa y anunció su huelga de hambre para exigir garantías en la contienda electoral.

La decisión la tomó luego de que más temprano se conociera que la Fiscalía programó para el próximo 15 de noviembre la diligencia de acusación en su contra para llevarlo a juicio por una de las cuatro investigaciones que tiene vigentes por corrupción, indicó W Radio.

Según la emisora, la citación advierte que el ente acusador reunió las pruebas suficientes para que Ospina responda por el delito de interés indebido en la celebración de contratos sin el cumplimiento de requisito legales.

La Fiscalía le imputó esos cargos en mayo pasado por irregularidades cuando fue alcalde de Cali en el periodo 2008-2011. Se trata de la firma de un contrato de publicidad que firmó su administración con la empresa Visión Digital Comunicación Estratégica LTDA por 460 millones de pesos.

La entidad considera que la empresa no cumplía con los requisitos legales para otorgarle el contrato, que, además, se firmó sin tener el visto bueno del comité de contratación. El también exsenador se defiende diciendo que el contrato se anuló porque no tenía su aprobación y que fue su secretario general el que lo firmó directamente con el representante de la empresa, reseñó El Tiempo.

Además, ante los seguidores que lo acompañaron en el anuncio de la huelga de hambre, señaló:

“Ahora cuando tengo el reconocimiento de la gente para la Alcaldía, entonces vuelven con una investigación de hace 12 años; pero no dicen que yo fui quien puso en conocimiento la situación ante la Fiscalía”.

No obstante, Ospina no ha sido declarado culpable en este proceso, pues luego de la acusación deberá atravesar un juicio que analice las pruebas y determine si es responsable o no de los cargos. Aunque si es elegido, y luego condenado, podría ser destituido e inhabilitado.

Entre tanto, durante el evento también le dijo a Semana: “También lo hago para que El País rectifique las formas equivocadas de hacer política, no tiene una mirada objetiva. Roberto Ortiz pagó una página diciendo que soy el candidato de las Farc, de las disidencias, de la marihuana; lo cual es falso”.

El candidato se refiere al diario regional que ha detallado los otros procesos pendientes que tiene ante la Fiscalía y por los que el candidato pide una rectificación, petición que ya fue negada por sus directivos.

El medio señala que tiene dos investigaciones “por contratos sin el lleno de requisitos legales” y otras dos del 2011 y 2012 “por el presunto delito de prevaricato por acción”, que incluyen “la presunta pérdida de recursos en la remodelación del Estadio Pascual Guerrero”.

Por otro lado, W Radio también afirmó que Ospina tiene un proceso en la Procuraduría por el delito de detrimento patrimonial por más de 30.000 millones de pesos que habrían terminado en manos de un centro comercial.

El exsenador también acusó a sus contradictores de diseñar una “estrategia sistemática” para dañar su dignidad, reputación y buen nombre, pero ellos ya se pronunciaron, en Noticias Caracol.

Alejandro Eder, por ejemplo, dijo: “Invito a Ospina a que no calumnie. Entiendo que él debe estar muy frustrado, muy inestable emocionalmente”; mientras que Roberto Ortiz opinó que “es lamentable que Jorge Iván tenga que esquivar la justicia, al mejor estilo de ‘Santrich’, en una carpa. Él debe responderle a la justicia”.

Cabe destacar que en la más reciente encuesta de Invamer, difundida por Blu Radio, Ospina sigue liderando la intención de voto con el 36, 5 %, lo sigue de cerca Ortiz con 31, 7 %, y mucho más atrás está Eder con un 15,3 %.