Los hechos en los que Yolanda Manrique fue atacada con la sustancia química se presentaron dentro de su humilde vivienda, en el barrio Laureles de la capital santandereana, y, de acuerdo con Vanguardia, su compañero sentimental fue identificado como Óscar Carreño, un hombre de 52 años que se dedicaba a las labores de panadería.

En el reporte que entregó el médico Carlos Ramírez, jefe del pabellón de quemados del Hospital Universitario de Santander, se confirma que la mujer tiene 42 años y que la sustancia que le lanzaron “le comprometió cara, ojos, nariz, boca, parte de la lengua, el cuello, los hombros y el tórax anterior”, indica ese medio.

El profesional de la salud agrego que “el compromiso más grave lo tiene en su ojo derecho” y que la víctima se encuentra estable y que ya se le practicó una primera revisión oftalmológica.

En cuanto a la muerte de Carreño, el general Luis García, jefe de Policía de la ciudad, dijo en Noticias Caracol que “falleció en la clínica Regional de Oriente mientras recibía atención médica”.

El noticiero mencionó que el hombre “ingirió la misma sustancia”, aunque el medio regional aseguró que cuando las autoridades inspeccionaron la vivienda encontraron “una botella con el ácido el cual no tenía marca, así como una bolsa con pastillas de cianuro”.

En cuanto a cómo ocurrieron los hechos un hermano de la mujer, Cristóbal Manrique, le contó a Vanguardia que él se encontraba en su casa cuando escuchó los gritos de auxilio, y que fueron los vecinos los que la auxiliaron y trasladaron al hospital.

“Yo entré a reclamarle a la pareja por qué había hecho eso y lo encontré tirado en el piso. Entonces, unos amigos me dijeron que me saliera que no lo tocara ni nada porque estaba agonizando. La verdad no sabemos cuál es el motivo por el que la atacó”, comentó el familiar.

La agresión a Yolanda Manrique fue rechazada por organizaciones defensoras de las mujeres, que en voz de Audrey Robayo les pidieron a las autoridades competentes “dar cumplimento a las leyes” que las protegen, ya que, según el noticiero, los ataques a las mujeres se han incrementado en la región.