El documento donde consta esta versión lleva la firma de Berrío y cinco funcionarios más, y dice tener como objetivo “desvirtuar las afirmaciones supuestas en redes sociales por la asociación Cordoberxia”, a la cual acusan de afirmar “de manera irresponsable” que Hurtado era lideresa social y “estaba referenciada en un panfleto amenazante que circuló en días anteriores en el municipio de Tierralta, Córdoba”.

Artículo relacionado

Violentos cumplieron amenaza y mataron a una líder social, delante de su pequeño hijo

Además, señalan que la mujer en realidad “laboraba en un aserrío fabricando guacales; dando a entender que no hay ninguna relación de la mujer referenciada en el panfleto con la víctima del homicidio”.

Berrío también habría manifestado esto al poner la denuncia ante las autoridades, tal como lo corroboró a Semana un funcionario que estuvo presente en ese momento.

Además, pese a que no es un argumento fuerte para descartar que el objetivo del ataque no fuera ella, ese medio señala que la amenaza de las Autodefensas Gaitanistas se refería a “la gran gorda HP, mujer del chatarrero”, y a Berrío no lo suelen conocer como “chatarrero”.

La revista añade que el viudo de Hurtado también reconoció que “ella sí había marcado un lote que está en disputa por parte de algunos desplazados del municipio”.

Este es el comunicado, divulgado en redes sociales por la periodista Diana Coronado y donde también están las firmas del secretario de gobierno del municipio, Willington Ortiz; la personera municipal, María Alexandra Ferraro; el defensor comunitario, Víctor López; el comandante de policía, David Quintero, y el jefe de la Sijín, Amed Díaz: