Algunos tuiteros han publicado fotografías en las que se aprecia que, pese a que el Ministerio de Salud recomendó mantener una distancia de dos metros y no aglomerarse, varios rappitenderos hacen caso omiso, y luego prestando un servicio a los demás ciudadanos.

Una de las que expuso la preocupante situación fue la escritora Juana Uribe, que escribió en su Twitter:

“Salgo a la calle a pasear el perro y veo a los rapitenderos sentados conversando, sin distanciamiento, sin precauciones. Llegan a las casas en condiciones de higiene terribles. Si no hacen nada tendrán que acabar el servicio. Van a contagiar a todos”.

Al respecto, la directora global de comunicaciones de Rappi, Juliana Pulecio, le dijo a La W que la compañía ha dotado a los domiciliarios de antibacteriales y máscaras, además de recordarles las medidas que deben tener a la hora de ir a recibir un pedido y entregarlo.

No obstante, dijo la vocera de Rappi en la emisora, por tratarse de elementos de primera necesidad (que además son desechables y que en este momento se encuentran escasos) ha sido difícil seguir entregando esos productos a los trabajadores.

Pero hay muchos que no están acatando las medidas, por lo que, según la directora de comunicaciones, la aplicación ha tenido que “bloquear rappitanderos” que se aglomeran en un solo sitio.

Ante las constantes quejas de los usuarios, Pulecio manifestó en la frecuencia radial que iban a poner “puntos de desinfección” para los domiciliarios. 

Finalmente, Pulecio pidió la colaboración de las autoridades para controlar esta situación.

A continuación, algunos trinos de personas preocupadas por la omisión de las medidas preventivas de rappitenderos: