“Desde hace una semana lo estaban presionando para que vendiera cigarrillos de contrabando. Mi papá no quería y por eso lo amenazaron”, relató, a Blu Radio, Jairo Tabares. 

El joven indicó a esa emisora que su padre, que trabajaba como vendedor ambulante en el centro de Santa Rosa de Cabal, Risaralda, no había querido denunciar las amenazas ante las autoridades.

“Hace ocho días a mi papá lo amenazaron. No denunciamos porque en este país no sirve denunciar, porque una denuncia no es suficiente; hay que esperar a que pase algo y pasó. Pasó en nuestra casa; en la sala, delante de los niños”, agregó el hijo de la víctima, en esa frecuencia radial. 

Añadió, en ese medio, que su padre, de 55 años, recibió 3 impactos de bala en la cabeza y la nuca mientras compartía con sus nietos en la sala de la vivienda familiar. 

“Mi papá estaba en la sala, sentado, dándole la espalda a la puerta; estaba con mi abuela y mi cuñada. Los dos niños habían acabado de llegar de pasear los perros y la puerta estaba abierta. Yo solo escuché 3 tiros, vidrios y a la gente gritar. […] Mi papá estaba en el suelo, le tomé los signos vitales y aún vivía”, narró Tabares a esa emisora.

Este es el comunicado sobre el caso, publicado por el alcalde de Santa Rosa de Cabal, Risaralda:

Al respecto, el coronel José Daniel Gualdrón, comandante de la Policía de Risaralda, señaló, en Caracol Radio, que ya se inició la investigación respectiva y anunció una recompensa de 5 millones de pesos por información que lleve a la captura de los responsables del asesinato. 

Asimismo, el alcalde de Santa Rosa de Cabal, José Rodrigo Toro, rechazó lo ocurrido, habló con los familiares de la víctima y les informó que brindará protección de las autoridades. 

“A las autoridades competentes les solicitamos ayuda para brindarles [a la familia de Tabares] protección y celeridad en las investigaciones”, escribió el alcalde en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.