Yang, de ascendencia taiwanés, se vio completamente conmocionado al escuchar la historia de una madre, la cual contó que su hija, de 4 años, murió por una bala pérdida, publica la cadena CNN.

Esto ocurrió exactamente este sábado en el evento llamado ‘Everytown Gun Safety’ (Cada pueblo seguro de armas), donde una mujer de Las Vegas, llamada Stephanie, le hizo una pregunta sobre qué pensaba de la prevención de tiroteos involuntarios, que involucraban niños, explica ese medio.

Luego de relatar que perdió a su bebé, Dayla, en 2011, mientras el hermano gemelo estaba presente, la mujer preguntó: “Las armas de fuego son la segunda causa principal de muerte de niños y adolescentes en los Estados Unidos, pero 4.6 millones de niños estadounidenses viven en hogares con al menos un arma cargada y desbloqueada, y cientos de ellos obtienen acceso a un arma y se disparan involuntariamente o alguien más cada año… Como presidente, ¿cómo abordaría los tiroteos involuntarios?”, cita la cadena estadounidense.

Sorprendido por la situación, en vez de contestarle, el político demócrata le dijo que si podía darle un abrazo. Luego, volvió a la tarima y pensó en voz alta: “Tengo dos niños de seis y tres años, y estaba imaginando”, ahí fue cuando Yang empezó a llorar.

Luchó contra su llanto y dijo: “Me imaginaba que uno de ellos recibió un disparo y el otro lo vio…Lo siento mucho“. Después continuó llorando, claramente impactado por la historia de Stephanie, detalla CNN.

Cuando ya se recompuso y luego de un fuerte aplauso del público, el candidato presidencial e EE. UU. analizó: “Tienes razón en que cuando hay un arma en la casa, es más probable que le disparen a un niño. Si podemos convencer a los estadounidenses de que las armas personalizadas son una buena idea, una vez más, si el niño consigue la pistola, entonces no pueden hacer nada con ella, entonces se convierte en un accesorio muy pesado y costoso”, finaliza citando esa cadena.

A continuación, el video del momento en que Yang llora: