Asimismo, el estudio llevado a cabo por la Universidad de Oxford detalla que el despliegue de “actores estatales sofisticados” por parte del régimen es parte de toda una estrategia de represión, descrédito e influencia extranjera global, utilizando Facebook y Twitter.

El informe da cuenta de los esfuerzos organizados de manipulación de las redes sociales y la opinión pública que se están realizando en al menos 70 países por parte de agencias gubernamentales y partidos políticos. Tales intentos de manipulación se han duplicado en los últimos dos años, establece el estudio, pero no solo están siendo utilizados por gobiernos autoritarios, sino también democráticos.

Facebook sigue siendo “la plataforma preferida” para la manipulación de las redes sociales, tras hallar evidencia de ello en 56 países, indica el estudio. Colombia se encuentra entre estos, pero también ha sido objeto de maniobras de manipulación por Twitter, YouTube y WhatsApp.

Aunque en el caso colombiano no hubo evidencia de manipulación estatal, sí la hubo de al menos un partido político y dos organizaciones privadas. Estas actúan por medio de cuentas bots y humanas para mostrar apoyo a determinadas ideas políticas, atacar a quienes se oponen y generar división, ya sea promoviendo desinformación o usando trolls dedicados a matonear.

El informe destaca el enorme aumento de la manipulación de las redes sociales desde las elecciones estadounidenses de 2016 y el referéndum sobre el Brexit, eventos en los que se observaron por primera vez estos métodos. Ambos también coincidieron con la época en que en Colombia se votaba el referendo por la paz, para el que algunos sectores ya reconocieron que llevaron a cabo campañas para entorpecer la discusión.

“La manipulación de la opinión pública mediante las redes sociales sigue siendo una amenaza decisiva para la democracia, a medida que la propaganda computacional se convierte en una parte dominante de la vida cotidiana”, dijo Philip Howard, director del instituto, que tiene sede en el Reino Unido.

“Aunque la propaganda siempre ha sido parte de la política, el amplio alcance de estas campañas plantea preocupaciones cruciales para la democracia moderna”: Howard

Los investigadores hallaron evidencia de campañas organizadas de manipulación de redes sociales en 70 países en 2019, frente a 48 en 2018 y 28 en 2017. “En cada país hay, al menos, un partido político o agencia gubernamental que utiliza las redes sociales para moldear los comportamientos públicos internamente”, dijo el informe.

Los investigadores de Oxford descubrieron que políticos y partidos políticos han estado sumando seguidores falsos o difundiendo informaciones manipuladas en 45 democracias, incluida Colombia. En 26 estados autoritarios, por su parte, las entidades gubernamentales “han utilizado la propaganda computacional como herramienta de control de la información para suprimir la opinión pública y la libertad de prensa, desacreditar las críticas y las voces opositoras, y ahogar la disidencia política”, escribieron los investigadores.

“Aunque las redes sociales alguna vez fueron elogiadas como una fuerza para la libertad y la democracia, cada vez son más objeto de escrutinio por su papel en la amplificación de la desinformación, la incitación a la violencia y la disminución de la confianza en los medios de comunicación y las instituciones democráticas”, concluyó Samantha Bradshaw, autora principal del informe.