Brenda Acuña Agüero, de 39 años, fue a buscar a un trabajador de una tienda de la cadena Home Depot en Phoenix, EE.UU., ya que, supuestamente, su esposo necesitaba ayuda para mover algunos artículos en su casa.

Sin embargo, cuando arribaron a la vivienda, Acuña le dijo al hombre, de origen mexicano y cuyo nombre no fue divulgado por la Policía, que “su fantasía era tener relaciones sexuales con un jornalero”.

La víctima inicialmente pensó que se trataba de una broma, pero cuando se dio cuenta de que no era así rehusó el ofrecimiento. No obstante, el esposo de la mujer Jorge Francisco Valenzuela, de 45 años, le apuntó con un rifle y lo amenazó con dispararle si no tenía relaciones sexuales con su esposa.

Por ello, el empleado accedió a la solicitud mientras Valenzuela los grababa y tomaba fotografías e, incluso, le pidió que ejecutará diferentes posiciones sexuales.

Después de ello, Valenzuela robó algunos documentos del inmigrante y le pidió que los recogiera en su casa, no sin antes pedirle que volviera a tener relaciones sexuales con Acuña y si no lo hacía le iba a enviar el video a su esposa.

Finalmente, la víctima contactó a la policía para hacer la denuncia y por eso la Policía arrestó a Valenzuela y Acuña en su casa. Ambos, admitieron sus acciones y reconocieron que lo habían hecho con anterioridad con otros cuatro hombres.