En una entrevista con la AFP en Ginebra, la científica estadounidense pidió a la gente a estar “mentalmente preparada”, porque el coronavirus “estará entre nosotros durante un tiempo”.

También advirtió que los “desacuerdos” en la ciencia y en la política hacen “todavía más difícil” el combate contra el coronavirus, que deja 1,09 millones de muertos y más de 38,5 millones de contagios en el planeta.

El director de la sección Europa en la OMS, Hans Kluge, anunció que “el número de casos diarios aumenta, los ingresos en los hospitales también. El covid es ya la quinta causa de muerte y se ha alcanzado el nivel de 1.000 muertos por día”.

Y, basándose en proyecciones, la OMS advirtió que podría llegarse a un nivel de mortalidad “4  o 5 veces superior al de abril” si las restricciones se levantan de manera prematura.

Pero los países están desesperados por la recesión que provoca la pandemia y la forma que afecta la vida social y cultural, los deportes, el mundo laboral, los sistemas de salud y hasta las campañas electorales.

América Latina y el Caribe es la región más enlutada del mundo con más de 373.000 decesos y 10 millones de contagios.

Perú, que inició una reapertura gradual de los museos y sitios arqueológicos, anunció este jueves que su economía se contrajo 9,8 % en agosto con respecto al mismo mes de 2019, en tanto el PIB cayó 15,66 % en los primeros ocho meses del año.

En tanto, Costa Rica informó que la pobreza (con un ingreso mensual menor a 80 dólares) alcanzó 26,2 % de los hogares, el nivel más alto en casi tres décadas. La pobreza extrema alcanzó al 7 % de los hogares.

Chile, cuya economía cayó 11,3 % en agosto, anunció por su parte que no levantará la cuarentena que rige en algunas zonas del país durante el plebiscito constitucional del 25 de octubre, aunque permitirá concurrir a las urnas sin restricciones.

Europa, con 6,8 millones de casos y más de 245.000 muertes, sufre un rebrote de proporciones, con una propagación importante del coronavirus incluso en países que habían logrado doblegar la primera ola, como Alemania.

La comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, pidió a los países de la Unión Europea hacer “lo necesario” para evitar un confinamiento generalizado.

“El tiempo apremia y todo el mundo debe hacer lo necesario para evitar los devastadores efectos sociales, económicos y sanitarios de un confinamiento generalizado”, dijo.

La posibilidad de un nuevo confinamiento total es algo que Europa no se puede permitir, según la OMS.

No podemos mantener de forma duradera un confinamiento como el de marzo, que fue un parón. La presión y los daños colaterales en la gente fueron demasiado altos”, dijo Kluge.

Pero Polonia, que declaró “zona roja” a Varsovia y otras ciudades del país, anunció un confinamiento ante el rebrote del virus, al pedir a la población “quedarse en casa” y “teletrabajar”.

En Londres (Inglaterra), los 9 millones de habitantes de la ciudad no podrán reunirse con familiares y amigos en espacios cerrados a partir del sábado, anunció el gobierno, que puso a la capital en nivel de alerta “alto”. 

Y Francia superó este jueves los 30.000 casos nuevos de COVID-19 en 24 horas, por primera vez desde el lanzamiento de los tests masivos, informó la agencia de salud pública.

En París y las principales ciudades del país entrará en vigor el sábado al menos por un mes un toque de queda nocturno para reducir la velocidad vertiginosa de los contagios.

En España, donde el gobierno impuso la semana pasada el estado de alarma en Madrid, el ejecutivo central y las autoridades regionales libran una verdadera guerra de números ante el estupor de buena parte de la población.