Rincón, periodista colombiano que también escribe para el diario El Tiempo sobre cine y televisión, señaló en uno de los medios más importantes de Estados Unidos que Iván Duque tiene una “obediencia a su inflexible padre Álvaro Uribe, y una simpatía juguetona con su chistoso tío Donald Trump”.

En la columna, Rincón dice que el presidente Duque es un hombre sin atributos que no da para reportajes periodísticos y que lo máximo que logra es ser motivo de memes y reitera que “vive de querer parecerse al padre Uribe e intentar ser díscolo como el tío Trump”.

“Habla con sonsonete paisa y cascarrabias del papá; se viste con poncho y sombrero como el papá; como el papá va a los pueblos a abrazar pobres y como él pelea contra el castrochavismo; igual que al papá le gusta la guerra y no la paz”, escribió Omar Rincón en The New York Times.

Para este periodista, Duque no sabe mandar y es “un buen muchacho” que sirve para obedecer, sacar la guitarra, amenizar veladas y discutir sobre cultura con cantantes de reguetón y vallenato.

Tal vez, por eso, su vicepresidenta llama a su papá Uribe “el presidente”, y los indígenas en protesta pública exigen que venga el presidente real, o sea Uribe”, añade.

Sobre la relación con Donald Trump, Rincón explica que lo admira tanto que aguanta todos sus maltratos. Pues en menos de una semana lo “regañó” por no hacer lo suficiente en la lucha contra las drogas y volvió a catalogar a Colombia como un destino inseguro para viajar, donde hay un alto riesgo de secuestro.

Mientras, dice Rincón, su papá (Uribe) y su tío (Trump) lo siguen regañando, “los colombianos seguimos esperando que Duque sea algo propio: el presidente que el país necesita”, finaliza la columna en The New York Times.