Los servicios de emergencia encontraron al menor el miércoles luego de una larga búsqueda desde el pasado domingo, gracias a la colaboración de cientos de voluntarios que se unieron a la tarea, publica la cadena de televisión WYMT-TV, afiliada a CBS.

Kenneth fue trasladado en helicóptero a un centro médico pediátrico, en el cual lo trataron por un cuadro de deshidratación. Sin embargo, está en “muy buena forma” a pesar de haber pasado solo varias noches, en medio del frío, explica el mismo medio.

“Ha sido difícil, muy difícil. Pero nunca me rendí, porque tenía fe… Tenía fe, y sé que Dios está con nosotros porque si no, no lo hubiéramos encontrado”, señaló a la cadena estadounidense la mamá del bebé.

Las autoridades están sorprendidas por la cantidad que recorrió Kenneth, sobre todo por la dificultad del terreno y por ahora están investigando cómo terminó en ese lugar.

“No puedo creer toda la ayuda que tuvimos. No sé cómo vamos a agradecer a todos, hemos tenido gente de todas partes. Realmente no sé de dónde llegaron todos… Han venido desde fuera del estado y de todas partes para ayudarnos”, indicó a WYMT Brent Handshoe, jefe auxiliar del Departamento de Bomberos.

Según explicó la policía, en el inicio de la búsqueda estuvieron muy cerca del lugar en el que luego encontraron al niño, pero el terreno, en pendiente, no les permitió verlo. Sin embargo, el pasado miércoles lo hallaron porque escucharon su llanto, finaliza ese medio.