La policía de la ciudad de Odessa, en Estados Unidos, capturó la semana pasada a los tutores de Jaylin, una niña de 8 años que falleció deshidratada el 29 de agosto por el cruel castigo de ellos, publica la cadena CBS.

De acuerdo con las autoridades, citadas por el mismo medio, Daniel Schwarz, de 44 años, y su esposa Ashley, de 34, obligaron a la pequeña a saltar en un trampolín sin parar.

El desalmado castigo incluyó no darle nada de desayunar y tampoco hidratarla a pesar de que la temperatura de la cama elástica llegaba a los 43 grados centígrados, detalla la cadena estadounidense.

Una investigación adicional reveló que a la niña no se le permitió beber agua porque no estaba saltando”, dijo un portavoz de la policía local, citado por CBS.

Los Schwarz, que no son los padres biológicos de la niña, fueron arrestados y acusados de asesinato. Podrían ser condenados a cadena perpetua si son declarados culpables.

Mientras tanto, están detenidos y sin derecho a fianza hasta la próxima audiencia judicial, finaliza CBS.