Gills viajó con su familia a Edimburgo, Escocia, en mayo de este año y durante las vacaciones, decidió visitar a un parque de diversiones para pasar la tarde con sus hijos y allí entró a una cámara térmica que permite ver a los visitantes el mapa de calor en su cuerpo, publica el diario Metro.

Mientras compartía con uno de sus hijos, se percató de que tenía un inusual punto rojo en su pecho izquierdo y eso le despertó la duda de qué se trataba. Por ello, le tomó una foto a la pantalla que mostraba el mapa de calor, indica el mismo medio.

De vuelta a la ciudad donde vive, Slough, buscó en Google información sobre lo que posiblemente significaba ese punto caliente en su cuerpo, lo que la llevó a algunos artículos sobre el cáncer de mama y el uso de cámaras termográficas utilizadas en oncologías como herramienta para diagnosticar esta enfermedad, detalla el rotativo británico.

De inmediato, Gills agendó una cita con su médico, que días más tarde le diagnosticó el cáncer de mama, pero, afortunadamente y gracias a esa visita al parque de diversiones, en una etapa temprana, señala Metro y añade que la mujer se encuentra estable después de dos cirugías y que la hace falta una para evitar que el cáncer se propague.

Hace días, la británica le escribió al parque, llamado ‘Camera Obscura & World of Illusions’, para contarles su historia y, de una u otra manera, agradecerles:

“Mientras nos abríamos paso por los pisos llegamos a la sala de cámaras termográficas. Como lo hacen todas las familias, entramos y comenzamos a agitar los brazos y mirar las imágenes creadas. Al hacer esto noté un parche de color rojo en mi seno izquierdo. Pensamos que era extraño y después de haber mirado a todos los demás, no tenían lo mismo. Tomé una foto y seguimos y disfrutamos el resto del museo”, cita ese diario.

Por último, agradeció porque, según ella, le salvaron la vida: “Sin esa cámara nunca lo hubiera sabido. Sé que no es la intención de la cámara, pero para mí realmente fue una visita que me cambió la vida”.

Andrew Johnson, gerente general lugar, le respondió la carta a Gills, que luego publicó en redes sociales, y dijo que no sabía que su cámara térmica “tenía el potencial de detectar síntomas que cambian la vida de esta manera”, finaliza Metro.