De acuerdo con The New York Post, que cita documentos de la corte, Rodríguez “golpeó accidentalmente” la cabeza del bebé contra el marco de una puerta y luego se enojó y “lo tiró al suelo” porque no dejaba de llorar.

El hombre, de 24 años, ya había estado involucrado en un caso de abuso de menores, incluso con otro de sus 4 hijos. En 2015 se declaró culpable de un delito menor cuando encontraron a uno de sus hijos, de 3 meses, con los ojos morados de golpes, explica el diario estadounidense.

Al principio, Rodríguez dijo que solo, por error, había golpeado la cabeza de su hija, Aiden, contra una puerta. Sin embargo, luego, ante la insistencia lo de los interrogadores, aceptó que la había lanzado contra el piso: “Me enojé, me frustré”, explicó.

Aiden, de tan solo 38 días de nacida, murió cuando estaba siendo trasladada al Hospital Lincoln. Además, en el TAC se evidencio varias fracturas de cráneo, múltiples hemorragias cerebrales y hematomas en ambos lados de la cabeza, detalla el rotativo neoyorquino.

Rodríguez fue acusado el martes por la noche con los delitos de causar lesiones por riesgo de muerte, asalto temerario, lesión cerebral infantil, asalto a una persona menor de 11 años y asalto a una persona menor de 7 años y por ellos podría ser condenado a cadena perpetua, señala The New York Post.