En ese lugar, hicieron lagartijas y sentadillas para instar a los funcionarios electos a reabrir los centros de acondicionamiento físico del estado, cerrados desde que se decretó la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus, según publica la cadena NBC.

El objetivo era “presionar a nuestros líderes y reunir a la comunidad en torno a la apertura de Tampa Bay, restaurando nuestros derechos constitucionales y la capacidad de las empresas para operar”, dijo Jozef Gherman, uno de los organizadores de la protesta y cabeza de la iniciativa de reabrir los negocios de Tampa, citado por el mismo medio.

Gherman, que reunió unas 30 personas en la #PushUpProtest, agregó que esta es la primera exigencia en grupo que organizó, pero que se vendrán muchas más para volver a la “normalidad”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, pidió cerrar los gimnasios a finales de marzo y estos no pueden volver a abrir hasta la Fase 2 de su plan de reapertura , finaliza NBC.

Florida, según los reportes más recientes, está cerca de los 42.000 casos confirmados de COVID-19 y tiene 1.827 muertes relacionadas.