Echegaray recibió un disparo en su abdomen cuando se disponía a entrar a la casa de su amigo en la madrugada del pasado domingo, según publica el diario Clarín.

Me mandé una cagada. Le quise hacer una joda (broma) y le pegué el tiro”, habría dicho a sus familiares Hirtz, quien no quiso declarar ante la fiscalía este lunes porque no estaba en condiciones emocionales tras el accidente, explicó el abogado defensor al mismo medio.

Hirtz permanece encarcelado en la estación de policía de Tapalqué a la espera de que la justicia determine si queda preso o lo liberan mientras se hacen las respectivas pesquisas, indica el rotativo argentino y agrega que el hombre de 66 años está acusado de “homicidio agravado por el uso de arma con dolo eventual”.

Fuentes de Clarín relataron que Hirtz y su hijo, amigo de la víctima, cenaron juntos en su casa el sábado y para la madrugada esperaban a Tomás Echegaray y a otro amigo para tomar unos tragos.

Sin embargo, como Hirtz no ha dado su versión a las autoridades, no está claro en qué contexto se dio el disparo, ni donde estaba el autor del crimen a la hora de jalar el gatillo de un revólver Magnum calibre .44, detalla ese diario.

El hijo de Néstor Félix Hirtz salió corriendo a ayudar a su amigo, una vez lo vio desplomarse en el piso, y lo llevó rápidamente a un hospital cercano, pero Echegaray murió horas después de que los médicos trataron de reanimarlo.

Mi viejo hizo una boludez, se le escapó jugando”, dijo el hijo de Hirtz mientras esperaba noticias sobre la salud de Tomás, finaliza Clarín.