Y es que las autoridades de ese estado dieron luz verde a restaurantes y bares para que abran sus puertas en medio del plan de reactivación económica del país, pero bajo estrictas normas de distanciamiento social; en el video, según The Washington Post, se ven los letreros que piden respetar las normas, pero que los asistentes se pasan por la faja.

Las imágenes de la fiesta no tardaron en hacerse virales en redes sociales generando mensajes a favor y en contra, debido a que se ve que las personas, aparte de no respetar las medidas para evitar la propagación del coronavirus, comen, beben, nadan y se abrazan como si nada estuviera pasando, agregó el medio.

“¿Cuántas muertes les tomará a los estadounidenses darse cuenta de que esto es grave? La respuesta simple es una, alguien a quien amas. Pero, ¿cuántas muertes hasta que eso? ¿Un millón, 2 millones, 10 millones de estadounidenses tienen que morir antes de que la gente entienda? 100.000 obviamente no es suficiente”, destacó un usuario de Twitter que arremetió contra este acto que cientos de personas calificaron de irresponsable.

Pero así como hay gente que estuvo en contra de la fiesta en la piscina, también hay quienes la apoyan con el argumento de que hacer este tipo de reuniones lo único que provoca es que el sistema inmunológico se fortalezca y se produzca una “inmunidad colectiva” al COVID-19.

“Cualquier temperatura superior a 80 grados (como está allí en ese momento) y una humedad superior al 40 % mata al virus en segundos. Sin mencionar el sol brillante y sus rayos UV que también lo matan. Ninguna de estas personas está tomando ningún riesgo medible”, indicó otro usuario de Twitter en defensa de estas personas.

De acuerdo con el último reporte de las autoridades de Missouri, Estados Unidos, hasta la fecha se han confirmado 11.988 casos de personas infectadas con COVID-19 en ese estado y se han registrado 681 muertes.