Fenu le explicó al diario La Nuova Sardegna, luego de que el video destruyendo el horno a mazazos se viralizara, que hace 2 meses tuvo que cerrar su negocio debido a la pandemia generada por el coronavirus.

“Debido al COVID no pude hacer frente a los costos y decidí demoler la estructura. Muy simple. De hecho, estoy sorprendido por el interés que despertó mi video”, expresó el italiano al mismo medio.

En el video compartido profusamente en redes se ve Fenu destruir su pizzería llamada Fanatic Club mientras grita: “¡Gracias, COVID!”.

El empresario le explicó al rotativo italiano que abrió ese negocio hace 29 años y que desde entonces participó en varios campeonatos mundiales para encontrar la mejor pizza.

Sin embargo, la falta de clientes por coronavirus lo llevó a tomar la drástica decisión de acabar con ese negocio. “No quiero enviar ninguna señal política. Simplemente no tengo la fuerza para comenzar de nuevo. Incluso cerrada, esta actividad me costó 3.000 euros al mes”, agregó Fenu a La Nuova Sardegna.

La única esperanza que le queda a este italiano de 57 años es aferrarse a su otro local, el Caffè San Pietro, funcione cuando decida reabrirlo, pues en su país luego de la crisis que generó el COVID-19 ya se están levantando las restricciones de distanciamiento social.

“No voy a destruir eso y tal vez pueda prepararme mejor para los campeonatos mundiales de pizza”, finalizó en el mismo diario.