Bozzo, de 68 años, le contó a Infobae que, a pesar de amar la televisión, podría abandonarla y convertirse en política debido a su currículum profesional (es doctora en derecho y en ciencias políticas).

Sin embargo, declaró al medio que varios de sus pensamientos radicales le impedirían aceptar la propuesta que le hicieron de pertenecer a la política.

“Tengo una propuesta, es cierto. Estoy evaluando. También es cierto que es muy complicado que yo pueda aceptar o sea todavía no hay nada claro porque yo amo la tele, amo lo que hago”, dijo a Infobae.

“Pero, si realmente yo viera que mi presencia en determinado momento ayudaría a mi país que amo, que es Perú, definitivamente evaluaría la posibilidad de sacrificarme“, añadió.

A la pregunta de un periodista de ese medio sobre si le gustaría ser presidenta de Perú, Laura Bozzo no entregó una respuesta contundente, pero dio a entender que, gracias a sus conocimientos sociales sobre la situación del país, podría aportar algo positivo a su nación y fue tajante sobre lo que propondría para erradicar la corrupción.

“Conozco las causas sociales, he trabajado en la municipalidad, lo único que no convendría para que yo saliera a la política es que yo propondría pena de muerte para los corruptos y sería muy radical. Entonces yo no sé hasta qué punto sea tan conveniente alguien tan radical como yo, además la corrupción no está para mí. Yo tengo una vida tranquila”, sentenció.