Esta regulación, igualmente, otorga protecciones legales a aquellos doctores, hospitales y compañías de seguros que reciben fondos federales que no quieran realizar estos dos procedimientos, con base en sus creencias. La iniciativa, liderada por Donald Trump, considera que el género es “hombre o mujer definido por la biología”.

“La administración Trump ha consagrado su interpretación discriminatoria en el libro de reglas del HHS, pero eso no cambia, y no puede, cambiar la ley. Esto es suficiente para causar confusión y dañar a nuestras comunidades “, manifestó  Sasha Buchert, codirectora del Proyecto de Derechos Transgénero de Lambda Legal (organización que busca la defensa LGBT), en declaraciones recogidas por Bloomberg.

Asimismo, la medida perjudica a quienes tienen dificultades para ver y oír porque ya no tendrán derecho a la tecnología necesaria para entender al médico. Además, deja sin protección a aquellos pacientes que no hablan inglés, ya que no tendrán acceso a un traductor.

Desde que asumió el mandato y llegó a la Casa Blanca en 2017, el presidente estadounidense ha erosionado los derechos de los colectivos LGTBIQ, en un claro gesto hacia su base electoral más conservadora.

También ha tomado medidas para dificultar el acceso al aborto, como dejar sin fondos públicos a las clínicas de planificación familiar que ofrecen este servicio o desvían esos procedimientos a otros especialistas.

El anuncio de esta nueva regulación, que sustituye a la aprobada en 2016 por el expresidente Barack Obama, se da en medio de una crisis social sin precedentes en los últimos tiempos en el país norteamericano producto del asesinato de George Floyd, la brutalidad policiaca, el racismo y la pandemia del COVID-19.