En una entrevista que el llamado ‘testaferro de Nicolás Maduro’ le dio a El Espectador, el señalado de lavado de activos dice que su detención es ilegal y que su pedido de extradición a Estados Unidos lo es aún más, dado que la circular roja que se emitió en su contra fue expedida un día después de haber sido aprehendido por las autoridades caboverdianas.

“No hay justicia en Cabo Verde, solo la voluntad de Ulisses Correia (primer ministro del país africano) y su equipo”, le dijo Saab al diario capitalino.

En opinión de Álex Saab, la detención suya es arbitraria e ilegal, según concepto de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) ya que, entre otras cosas, nunca se emitió una orden de detención.

Saab dice que el funcionario que lo detuvo cuando el paró a reponer combustible para su avión en Cabo Verde mintió, pues no había circular roja de la Interpol en su contra en ese momento.

“Este secuestrador nunca se habría atrevido a actuar como lo hizo, sin el consentimiento directo del fiscal general (el de Cabo Verde, José) Landim”, señala el barranquillero.

El detenido trajo a colación que en un sondeo reciente, el 90 % de los caboverdianos está en contra de su secuestro y la forma en que el gobierno ha manejado el caso, pues sienten que de alguna forma ese manejo es “ceder a la extralimitación judicial de EE. UU.”.

Saab también habló de los meses de detención, que considera “un peligro para la vida”, pues según él, las condiciones han sido infrahumanas, ya que ha sido objeto de tortura y presiones para que firme los documentos de extradición.

Dice que no puede salir ni al jardín, pues hay drones vigilando constantemente, y una guardia que no le quita el ojo de encima las 24 horas del día, y no se le permite reunirse con su abogado.

Debido a esas condiciones, Saab denuncia que su salud se ha deteriorado mucho en los últimos 9 meses, al punto de que ha perdido 25 kilos de peso.